[RESEÑA] “¡México Lindo!” DE FERNANDO CALVI

Reseña publicada en IndieHoy.

Cuando la revista Fierro volvió a nuestros kioskos significo muchas cosas, por un lado (y el punto más obvio) el regreso de un icono que marco una época y que daba un contundente mensaje: la historieta argentina definitivamente estaba reviviendo luego de años de combate en forma de fanzines, ediciones y festivales independientes. Y por el otro lado (ya el punto más importante) era que nos reencontrábamos con autores que hacía años que no podíamos disfrutar en papel y en una edición local, uno de ellos era Fernando Calvi, un excelente autor que nos sorprendió con la poética y visualmente atractiva “Altavista”, que se presento durante un largo tiempo (tal vez un poco demasiado) en las páginas de la revista.

En la literatura, y en otras obras de arte, la tierra de México esta encasillada como el lugar del mundo para escaparse de algo, así como Italia es el territorio de la mafia. El motivo más común de los escapistas, y del que la obra de Calvi hace varias referencias, es el de no rendir cuentas ante la Ley, y luego podemos encontrar otras razones como huir del pasado, de un presente complicado o bien de promesas de violencia de terceros. En esta historia, el señor T. huye hacia suelo mexicano buscando un lugar para morir luego de haber roto con su promesa de amor eterno, al aterrizar se encuentra con un habitante de esas tierras que le da una lista de lo que debe hacer antes de morir.

La lista que debe cumplir el señor T. le servirá para descubrir a México, lugar que solo veía como un perfecto cementerio, y también para alargar la ejecución de su decisión e indirectamente reflexionar si tomo la decisión correcta. Este viaje será narrado con una línea similar a lo visto en “Altavista” pero sin un texto tan presente y poético sino con diálogos entre personajes y pensamientos con las palabras justas que con un estilo casi detectivesco nos dan pequeñas pistas de lo que en verdad está sucediendo, de la trama oculta detrás de la lista de su protagonista. Acá nos encontramos con un punto fuerte de la obra, donde la presencia de una  narrativa vinculada a la metáfora genera un juego para el lector quien debe interpretar el fondo de la trama y pensar lo que los personajes están viviendo, de esta forma queda atrapado en una narración perfecta, atrapante y misteriosa que por supuesta tendrá diferentes interpretaciones para quien lo lea, pudiendo imaginar significados y tramas o bien una historia bizarra con personajes extraños que se comportan de esa forma porque ya no tienen nada que perder.

Párrafo aparte para lo impecable del arte, Calvi se las arregla para que cada una de sus obra tenga una impronta propia (además de la ya cita “Altavista”, podemos hablar de “El Maquinista del General”, “Lo Blanco del Ojo”, etc.), manteniendo su propio estilo logra generar una innovación que queda perfecta para cada obra, logrando que cada una vez sea única en su arte. En este caso el dibujo se mezcla con un guion misterioso,  se generan primeros planos que nos eliminan la vista general para que no podamos ubicarnos, el color se sale de sus límites para dar esa sensación de irrealidad y la línea se multiplica en las formas dibujadas para crear un ambiente onírico que le da más fuerza a la trama. La edición del libro acierta muy bien al elegir un papel con un color de fondo que acompaña muy bien al dibujo, acompañando al misterio de la historia en pequeños detalles como la biografía de Calvi y agregando un valor extra con su prologo y epilogo para quienes ya leímos la historia en Fierro.

“¡México Lindo!” es una gran obra, no por su historia sino por su ejecución con diálogos perfectos donde no sobra una palabra, todo encaja en su sitio y con un dibujo soberbio que ya vale por si solo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

[RESEÑA] “El Sueño de Icaro” de Brebre

Publicado en Indie Hoy

No hay nada nuevo bajo el sol (seguramente el mismo bajo el cual volaba Icaro), es una frase que se nos viene a la cabeza al leer sinopsis de películas, programas, libros y/o historietas, y es que ya no buscamos una idea original que nos parta la cabeza sino que el atractivo de una obra pasa por cómo es contada, de esto hay grandes ejemplos y uno de ellos es “El Sueño de Icaro”, la primera novela gráfica del autor brasilero Brebre.

Estamos ante una historia autobiográfica en el que el autor nos relata su vida desde sus primeros años en Brasil hasta su mudanza a Buenos Aires donde se reencuentra con su pasión: dibujar, abandonada por las precisiones cotidianas de la vida. Un argumento que ya hemos visto en otras oportunidades, sin ir más lejos en la genial “Extraño” de Fran Fantino. Y nuevamente, como en esa obra, lo más destacado del libro pasa por como la historia es contada a través de un hermoso arte.

El dibujo es un verdadero banquete visual que, como su personaje, se desarrolla página a página, teniendo un inicio muy tranquilo sin grandes atractivos para luego ir desenvolviéndose y dar una clase de narración visual con las portadas de los capítulos, las metáforas visuales, la composición de las páginas y de sus secuencias. El texto queda relegado a situarnos en el espacio y el dibujo es el encargado de trasmitirnos los sentimientos del autor, de sus miedos, decisiones y sensaciones. Y ya cuando la historia está encaminada es cuando quedamos atrapados en una historia sin atractivos pero visualmente encantadora en el que sus 200 páginas se leen rápidamente.

El guion entiende esto y le otorga los espacios necesarios para que el arte pueda explayarse sin inconvenientes. Otorga la duración exacta de las escenas y las presenta en el momento oportuno para darle una buena continuidad a la historia y que su lectura sea ágil y llevadera, a pesar de que casi no existen los diálogos entre los personajes y cuando lo hay no es para destacarlo más que por su sencillez.

El “El Sueño de Icaro” es una obra visualmente atractiva y muy atrapante que a pesar de su cantidad de páginas y la ausencia de un guion fuerte su lectura es rápida y, gracias a su final, emotiva. Sera interesante ver otro trabajo de este prometedor autor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

[RESEÑA] “Extraño” de Fran Fantino

Es llamativo que el motivo del título (o parte de su significado) se nos sea explicado al inicio de la obra en una cita. Un poco menos raro es que podamos ver el estado de ánimo o lo que piensa el personaje de la historia a través de su “cara”. Un poco más peculiar es que el protagonista sea diferente al resto de los personajes y que esto pase sin llamarle la atención a los demás.

Pero lo más extraño de la obra de Fran Fantino es que a pesar de jugar sus cartas siempre a la vista se las arregla para dejar alguna incógnita sin revelar para atraparnos en su historia. De esta forma no solo nos engancha en la historia sino que empezamos a identificarnos con el personaje rellenando las incógnitas con nuestra propia historia hasta que la historia nos las devela. Atraparnos con este juego es posible también gracias al realismo de la historia, de los personajes de su historia y al rostro del protagonista.

Es en la narración donde encontramos el punto más fuerte de la obra, el autor maneja perfecto los ritmos de la historia, trasladando al lector al pasado y al presente de una forma muy natural que no confunde sino que nos atrapa más aun. Fantino administra a la perfección a los personajes y a la historia para ir descubriendo todo a su debido momento, nunca tarde ni antes de tiempo.

El dibujo acompaña muy bien a la obra expresando sin ningún problema lo que la historia quiere y debe mostrar con un hincapié en lo que los sentimientos que las escenas deben trasmitirnos. Y aunque en una primera ojeada pareciera no desatacarse el estilo de Fran, es en esta transmisión, en la composición de las páginas y la puesta en la escena donde vemos su verdadera fortaleza.

“Extraño” es una obra perfecta, muy bien ejecutada por su autor en los tiempos, administrando las situaciones a la perfección para mostrarlas cuando la historia lo necesita. Es una historia rápida, profunda, llevadera y muy bien organizada para que la podamos sentir como nuestra.

Aprovechando el lanzamiento del libro, le hicimos unas preguntas a su autor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando se lee obras como “Extraño” uno no puede dejar de pensar que hay algo de la vida real del autor en la historia, ¿cuánto de vos hay en “Extraño”?

Cuando comencé a dibujar esta historieta estaba pasando un momento muy complicado a nivel laboral, y necesitaba  expresarlo de algún modo, me ayudó muchísimo a superar esa situación que me estaba haciendo realmente muy mal.

Creo que en todo lo que hacemos estamos nosotros, pero no es una historieta autobiográfica en su totalidad, está basada en hechos reales, pasa lo mismo con los personajes.

Mi ansiedad, el amor y algunas decisiones personales, están ahí, claro.

¿Por qué “Extraño” y no otra historia?

Es que la tenía que dibujar para sobrellevar ese maltrato y esa angustia que sentía. Otra cosa que me pasaba en ese momento era que yo venía de hacer más que nada historieta autobiográfica y sobre todo humor gráfico y quería despegarme un poco de eso y poder contar otras historias y de otro modo.

¿Cómo nació la idea de la obra?

Estaba leyendo a Jason y me preguntaba, como podía este tipo trasmitir tanto en 6 cuadritos, casi con los mismos planos y con tan pocos diálogos. No me da vergüenza decir que es una de mis influencias. Tenía ganas de contar esto que me pasaba y fui escribiéndola con la premisa de mantener casi siempre ese diseño de viñetas y sin diálogos.

¿Qué te gusta leer? ¿Preferís elegir autores u obras?

Me gusta mucho leer autores de línea clara, Jason, Lucas Varela, Pedro Mancini, Clowes, Hergé. En Humor gráfico, Parés, Tute, Troche, Rovella, Kappel. Seguro me olvidé de un montón más.

¿Cómo ves a la historieta nacional?

A pesar de la crisis económica, social y laboral que estamos viviendo siento y veo  que se editan y se producen cada vez más historietas, eso me parece increíble. Me pone muy contento ver cómo crecen los eventos de historieta, dándole la oportunidad a editoriales y autores que se auto editan para dar a conocer sus publicaciones.

[RESEÑA] “Fragmentos y Distorsión” de Iván Rinskin?

Hace un par de años empecé un sitio web de críticas y notas de cine que luego se extendió a libros, historietas, música y demases cosas, la web supo tener cierta repercusión y hasta llego a tener un buen número de colaboradores. Fue una linda actividad que me tuvo ocupado por un buen tiempo hasta que por ese tiempo que me ocupaba no pude continuar con la web y quedo en un lindo recuerdo.

Retomando un poco esa faceta colabore hace poco con algunas notas para el periódico de historietas SHA y ahora para el portal Indie Hoy.

En esta oportunidad me toco reseñar el libro “Fragmentos y Distorsion” de Iván Rinskin publicado por la editorial Wai Comics, les dejo parte de la reseña y los invito a leer la nota completa. Esperando que sea la primera nota de muchas más.

Cuenta una vieja leyenda (o mejor dicho la trivia de IMDb) que al proyectar por primera vez Team America de Matt Stone y Trey Parker al grupo de productores de la empresa, uno de ellos se levantó indignado de su asiento al grito de “¡Nos robaron!” al ver cómo su inversión de 15 millones de dólares se había convertido en una simple marioneta como las que se ven en las plazas. Para alivio de aquel productor, se trató solo de una broma y luego de esa secuencia empezaba una de las mejores comedias de los últimos tiempos con marionetas que justificaban tamaña inversión.

Con Fragmentos y Distorsión de Iván Riskin nos sucede algo similar, en una primera ojeada a sus páginas nos viene una primera impresión de estar ante un dibujante de pocos recursos que dibuja rápido y simple que ni siquiera se toma el tiempo de borrar las fallas escritas sino que tacha y escribe abajo como hacíamos en la primaria para no perder lo que la maestra dictaba. Pero si nos quedamos con esta idea inicial, nos estaríamos perdiendo de una obra de humor absurdo que es una bocanada de aire fresco en este género que cada vez tiene más de absurdo que de humor.

Riskin juega con el lector al mostrarle un mundo que parece simple y desprolijo, al que sólo podemos ver la verdadera calidad que tiene cuando nos adentramos a él y vemos cómo el autor controla perfectamente el caos que reina en su dibujo, cada línea y dibujo que parece un error está justificado, todo tiene su sentido para exteriorizar los sentimientos de sus personajes y sacarnos una carcajada al entender cómo este desorden que parece un sinsentido tiene una justificación. Y es en este punto que la obra de Riskin sobresale de entre otras tantas de su género, el absurdo o lo bizarro es gracioso sólo cuando tiene un sentido, no sólo cuando se lo utiliza para romper los límites de lo políticamente correcto.

(nota completa)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.